La mujer se acaba de quedar viuda, un desafortunado accidente laboral acabo con la vida de su esposo, ha vuelto a casa con su hijo después del funeral y no consigue dejar de llorar, se ha tomado varios tranquilizantes pero nada consigue relajarle, de pronto la madre comienza a decirle guarrerías a su hijo, abre las piernas y le enseña su hermoso chocho, y es que la madre aún no tiene ni cuarenta años y está más buena que el pan. Total que la mujer pierde el juicio y encuentra en el incesto con su hijo la única forma de afrontar la perdida del esposo, al fin y al cabo…se parece tanto a su difunto padre.

(46217)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario