Tener una hermana pequeña como esta es ser un tio afortunado, los chicos están solos en casa y él no puede resistirlo, su hermana es tan bonita que el incesto es casi obligado. El desayuno se va calentando y el chico convence a su hermana para que se deje besar tocar acariciar, la baja sus braguitas rosa se arrodilla delante de ella y comienza a lamer su tierno coño de fresa, después ella le come la polla a su hermano, ya solo falta culminar la faena: tumba a su hermana pequeña sobre la mesa y se la folla.

(9629)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*